Comunicado de Prensa: $3.6 millones para reconstrucción de Puerto Rico tras el paso de María

renace_reverdece_reconstruye.png

La Iglesia Metodista de Puerto Rico (IMPR) bajo el obispado del reverendoHéctor F. Ortiz Vidal comenzó el nuevo año (2018) con un importante proyecto de alcance social y comunitario nacido del programa REHACE y titulado “Renace, Reverdece, Reconstruye”. Actualmente, el proyecto, el cual le conocen al presente como las tres “R”, se concentra en la reconstrucción y reparación de hogares que fueron severamente afectados tras el paso de los huracanes Irma y María por Puerto Rico.

Ante la iniciativa del obispo con el equipo gerencial de REHACE, se preparó una propuesta que fue presentada a la agencia de manejo de desastres de la Iglesia Metodista Unida de los Estados Unidos conocida como “United Methodist Committe on Relief” (UMCOR por sus siglas en inglés). El resultado de la propuesta fue que la IMPR recibió recientemente un “grant” de 3.6 millones de dólares, con la posibilidad de que el mismo, pueda renovarse este año al presentarse otra una nueva propuesta. Actualmente, el equipo gerencial de REHACE prepara un documento similar con el objetivo de alcanzar los 5 millones de dólares. De ser aprobada esta nueva iniciativa, la cual será presentada a UMCOR, el dinero estará destinado para ayudar y proveer materiales, y otros recursos indispensables a las familias afectadas de una manera u otra o que lo perdieron todo por causa del huracán María.

Ciertamente, el “grant” conferido por UMCOR, no es solamente un dinero asequible para mitigar las necesidades de las familias afectadas. También, la entidad continuamente envía suministros y materiales de trabajo para la reconstrucción de muchas viviendas que sufrieron graves daños que, en términos de asistencia directa, casi sobrepasan los 5 millones de dólares en ayuda humanitaria. Incluso, parte de ese dinero, invertido por UMCOR para la reconstrucción de viviendas, es destinado a los programas de alcance social comunitario, conocido como “Outreach Program”.
 
Por otro lado, la IMPR ha recibido apoyo incondicional de otras conferencias anuales de iglesias locales pertenecientes a la Iglesia Metodista Unida de los Estados Unidos. Además, este proyecto impacta de manera directa la vida de muchas personas con dificultades sociales y comunitarias a raíz del paso (específicamente) de María. También, tiene un enfoque eclesial y congregacional que está dirigido por el programa de REHACE (Rehaciendo Comunidades con Esperanza) de la IMPR.

La Iglesia Metodista Unida de los Estados Unidos y la Iglesia Metodista de Puerto Rico, iniciaron los esfuerzos de reparación de hogares, reconstrucción de templos y actividades de impacto social comunitario a través de los equipos de respuesta temprana (“Early Response Team”). De igual modo, se utilizaron los espacios de retiro como centros de satélites para coordinar toda la asistencia necesaria en algunos lugares donde existe mucha necesidad, como: GuardarrayaPatillasMameyesJayuyaCumbres del Calvario en Arecibo, entre otros.

Estos lugares tienen en común una historia, ya que fueron los pueblos donde el huracán María trazó su ruta y causó los mayores estragos. Cabe mencionar que, de esta iniciativa, surgen cientos de voluntarios con ánimo de mejorar las condiciones de los afectados por ambas tormentas.

Por último, ante este esfuerzo se unen 100 congregaciones metodistas que, luego de haber sido impactada la isla por este ciclón, se tiraron a la calle para ayudar a sus respectivas comunidades e igualmente, al pueblo de Puerto Rico. Aún, se continúa trabajando con otras iglesias cristianas, con el gobierno estatal y federal, para mitigar e identificar las necesidades inmediatas y a su vez, lograr alcanzar el bienestar de nuestros ciudadanos.