mckinley
President William McKinley

Esta es la otra historia paralela que corresponde a Puerto Rico que tratamos de separar de la del continente para que el lector metodista puertorriqueño pueda conocer cómo se han desarrollado esos cien años de metodismo en Puerto Rico. El metodismo comienza en Puerto Rico, junto a otras denominaciones evangélicas, tales como la Iglesia Presbiteriana, la Iglesia Bautista, la Iglesia Evangélica Unida, la Iglesia Discípulos de Cristo, etc., a raíz de terminada la Guerra Hispanoamericana cuando Puerto Rico pasa a ser posesión de los Estados Unidos de Norteamérica en el año 1898, previa 45 ratificación del Tratado de Paris el 10 de diciembre de ese mismo año. En el año de 1900 el Congreso Norteamericano promulga el acta Foraker y el presidente William McKinley proclama que la isla disfrutaría de completa separación de la iglesia y estado y tendría libertad de religión. En esa forma el catolicismo romano fue desestabilizado, la ayuda económica del gobierno a la iglesia fue suspendida y la Iglesia Católica Romana de EE.UU. asume la dirección de la misma en Puerto Rico.

La condición socio-económica en la isla de Puerto Rico era muy triste para fines del siglo diecinueve y a principios del veinte. La pobreza era rampante, los huracanes, especialmente el San Ciriaco, habían devastado los campos y arrasado con la agricultura. Cientos de puertorriqueños nunca habían dormido en una cama o habían usado un par de zapatos de cuero y apenas poseían una hamaca para dormir. La mayoría de las casas de los campos y los sectores de las ciudades apenas tenían muebles. Unos 300,000 niños de edad escolar nunca habían visto el interior de una escuela. La educación era patrimonio de las familias ricas y el analfabetismo entre adultos era amplio. Había hambre, pocas oportunidades de trabajo y el Índice de mortandad era alto. Ese es el Puerto Rico que encuentran los primeros misioneros al iniciar su obra.

La publicidad que los medio periodísticos de Estados Unidos dio a la guerra hispanoamericana y en particular la toma de la Isla de Puerto Rico, la promulgación de la Acta Foraker con sus implicaciones religiosas y la acción del presidente William McKinley, indicadas anteriormente, despertaron en las organizaciones misioneras de las iglesias protestantes un interés muy especial por Puerto Rico. La Junta de Misiones Extranjeras de la Iglesia Presbiteriana toma la iniciativa en el logro de un acuerdo entre varias juntas para ver cómo se debe iniciar obra misionera en Cuba, Puerto Rico y las Islas Filipinas. El 13 de julio de 1898, se celebra una reunión en New York a la cual asisten representantes de algunas juntas misioneras, incluyendo la metodista, la cual juega un papel muy destacado. En esa reunión se reconoció que “es el deber del protestantismo de Estados Unidos el darles a estos habitantes insulares una fe más pura y que las juntas sean sostenidas a esos fines”. (Esta cita apareció en el periódico New York Times del 21 de junio de 1902.) 46

De ahí cada denominación comenzó a organizar comités que pudieran garantizar la mejor distribución del territorio para un efectivo comienzo misionero. Este es el inicio de lo que se va a conocer como el “comitte agreement”, o sea, lo que por falta de mejor vocablo en español podemos llamar “arreglo de cortesía o de armonía”.

Para la segunda mitad del 1898 los secretarios de las juntas misioneras Presbiteriana, Bautista Americana, Congregacional y Metodista Episcopal, se reúnen en New York. Arrodillados en torno a un gran mapa de la isla de Puerto Rico, colocado sobre una mesa, oran para que “Dios los ayude a entrar de tal manera a Puerto Rico que nunca haya hostilidad misionera de clase alguna en esta isla.” (cita tomada de Christian Work in Latin America, New York, Missionary Education Movement, 1917). Este arreglo de cortesía establece que la isla de Puerto Rico quede dividida en cuatro regiones, cada junta tomando responsabilidad de una región en particular. Posteriormente esa división se revisa para dar lugar a la Iglesia Discípulos de Cristo, la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, a la Iglesia Hermanos Unidos en Cristo y a la Iglesia Evangélica Luterana. Las dos ciudades grandes, como San Juan y Ponce quedaron abiertas a todas las denominaciones.

Como se puede ver, la obra de la Iglesia Metodista en Puerto Rico se comienza bajo los mejores auspicios ecuménicos e interdenominacionales, lo que posteriormente se fomentará con la fundación de una institución de enseñanza teológica, el Seminario Evangélico de Puerto Rico; la Unión Evangélica, que se conocerá sucesiva y posteriormente, como Federación de Iglesias Evangélicas, Asociación de Iglesias Evangélicas, Concilio Evangélico de Puerto Rico y Concilio de Iglesias de Puerto Rico.

drees
Dr. Charles W. Drees

La Junta Misionera de la Iglesia Metodista Episcopal, temprano en el año 1899, envía al Obispo William Xavier Ninde y al Rvdo. A. B. Leonard, oficial de la Junta Misionera, para visitar a Cuba y a Puerto Rico e informar sobre las oportunidades que habla. El informe fue favorable, por lo cual, en noviembre de 1899, se aprueba el establecimiento de una misión en Puerto Rico y la cantidad de $6,000 dólares para dicho proyecto. Inmediatamente se nombra al Dr. Charles W. Drees, quien a la sazón estaba de misionero en Argentina, como superintendente de la proyectada misión en Puerto Rico. El 47 Dr. Charles W Drees llega a San Juan, capital de la isla un 25 de marzo de 1900. Drees habla con fluidez tanto el español como el inglés, cualidad que le ayudó mucho en el establecimiento de los primeros contactos y la aceptación de la población general. A su llegada él encontró trabajando en la isla como encargado de educación general dentro del gabinete del gobernador norteamericano, al Rvdo. George B. Benedict, quien gozaba de una licencia de su Conferencia Anual en Estados Unidos. Benedict va a ser de gran ayuda en los primeros esfuerzos misioneros.

El primer servicio metodista episcopal se celebró el 30 de marzo de 1900 y dos días después, el 1 de abril, se organizo la primera congregación, la cual fue de habla inglesa. Los concurrentes fueron en su mayoría militares residentes en San Juan. El nombre de esta iglesia fue San Juan First Methodist Episcopal Church, la cual posteriormente se convertiría en Union Church.

first_methodist_episcopal

La primera congregación propiamente puertorriqueña la funda el Rvdo. Drees con un grupo de 30 personas, el 8 de abril de 1900, en el número 45 de la Calle Cruz del Viejo San Juan. Se conocerá ésta como la Iglesia Metodista Episcopal La Santísima Trinidad. Cuatro meses después se traslada al número 18 de la Calle Sol, donde se adquiere por compra una estructura sólida de mampostería y ladrillo cocido. Actualmente permanece esta estructura y en lugar de la original casa de madera se levanta un hermoso templo de arquitectura romanesca construida en el 1921-22.

juan_vazquezLos primeros misioneros que llegan a trabajar a Puerto Rico con el Rvdo. Drees, son los Reverendos John Volmer, T.M. Hardwood, Samuel Culpeper, Manuel Andújar, Aquiles H. Lambert y Peter Van Fleet. A las iglesias organizadas primeramente en San Juan, de habla inglesa y la puertorriqueña, siguen Puerta de Tierra, Vieques, Guayama, Arecibo, Utuado, Culebra, Camuy, Ponce, Patillas y Maunabo. Así a la salida del dinámico Charles W. Drees en el 1905, luego de un lustro de intenso trabajo misionero, deja tras su liderato, unas 14 iglesias organizadas; varias escuelas dominicales en estas iglesias, el primer número de la revista oficial, “El Defensor Cristiano”, de la cual se hizo una tirada de 2,500 números y que lo dirigió el Rvdo. Manuel Andújar; la Escuela Libre McKinley, de pocos años de duración; el Instituto Washington, desaparecido; el hogar G.Q. Robinson y Escuela Industrial de Santurce, que primero 48 funcionara como orfanatorio de niños/ as y luego como escuela privada; logró reclutar 9 misioneros para abrir y atender las incipientes iglesias y a cuatro predicadores puertorriqueños para trabajar de pastores. Debe destacarse que el primer pastor puertorriqueño fué el Rvdo. Juan Vázquez, quien fue aceptado como tal en el 1903 y nombrado a la nueva obra en Camuy. Otros dos nombres que se mencionan junto al de Juan Vázquez, son los de
 Genaro Cotto y de Enrique Cuervos.

Leave a Comment

*

where are we ? click for google map